Musicota.

31 de marzo de 2013

Hasta las trancas.

La gente se casa porque se quiere, pero también porque llega un momento en que a una le apetece gritar a los cuatro vientos que está enamorada hasta las trancas, es que un día conoces a alguien en la cola del cine o en una tienda de discos y poco después te sorprendes haciendo cosas que jamás pensaste que harías. Cosas como untarle la mantequilla en las tostadas, de dejarle tu lado de la cama o ver el fútbol en vez de una película romántica. Cuando te casas lo compartes todo y lo flipante es que te encanta hacerlo porque por fin has encontrado al amor de tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario